viernes, 10 de julio de 2020

¿"Vicentin, un camino
a la soberanía alimentaria"?
¡No!, ¿por qué?
Por Elena Cedrón
Y algunas propuestas:
Ante todo, situémonos en que estamos inmersos en emergencias social, humanitaria, ecológica y climática. En consecuencia, urge rumbear hacia la construcción no sólo de unión plurinacional en Argentina sino sobre todo ir debatiendo la unión confraternal de todos los pueblos planetarios. Sin priorizar esta crisis civilizatoria en que el capitalismo subsume a la humanidad y a toda la vida planetaria, la campaña se contenta con reestructurar un complejo empresario de burgueses locales. Les firmantes de la convocatoria sostienen: "Sólo una amplia unidad política del movimiento popular puede generar la condición de posibilidad para la intervención y la transformación de una gran empresa en la perspectiva de la soberanía alimentaria". En contradicción con la última (s.a.), parten de aceptar que sea intervención en vez de expropiación de Vicentin ,que el interventor sea Roberto Gabriel Delgado (defensor a ultranza del binomio indisoluble de transgénicos-agrotóxicos) y la gestión esté a cargo de YPF agro, según Néstor Restivo,  fundamental para la articulación de todo el comercio de productos agropecuarios con China que ha sido clave para la gran expansión del sistema de soja transgénica y lo seguirá siendo con Cofco, líder en la integración del  enorme aparato estatal de importaciones y procesamientos de los alimentos de China.


La convocatoria (C) elude que el capitalismo local y el mundializado liquidan la s.a.
Contra la s.a. están los extractivismos por su acelerado acaparamiento económico territorial, sus envenenamientos y su destrucción tanto de las comunidades como de las condiciones de vida y trabajo del presente-futuro. El gobierno FF los ha librado de cuarentena e incluso facilita su intensificación, con lo cual patentiza que privilegia la economía de los grandes capitales por sobre la salud popular. Examinar, entre todes les diverses de abajo, esta exclusividad antipopular ayudaría a plantear que 'la' economía en crecimiento a tasas chinas entre 2002-2007, tan aplaudida por les K, y vigente desde los '70 es la de las comunidades de negocios de capitales y estados imperialistas con los locales.

En la convocatoria para posibilitar intervención a Vicentín tampoco se repara en estas incoherencias, concretas, del gobierno FF. Puede que sea por afinidad a Claudio Katz, quien difundió: "la pandemia es una calamidad natural potenciada por el capitalismo contemporáneo. Ya esperábamos que ocurriera algo así".Lo cierto es que la (C) irresponsabiliza al sistema de agronegocios como principal origen de los desequilibrios ecológicos que causan zoonosis (ejemplo Covid-19) y que sea actividad esencial para el gobierno FF.  Desatiende que el último, al mismo tiempo, esté acordando con la fundación de Bill Gates (30 de junio de 2020) la agricultura 4.0 o maximización monopólica sobre la producción agropecuaria y la alimentación mundiales mediante la digitalización de los procesos agropecuarios. Son hechos, procesos que prueban como el gobierno FF no es tibio ni es gobierno en disputa.

El sistema imperialista (hegemonizado por EE.UU. y China) de agronegocios que concentra y centraliza el funcionamiento económico territorial de Argentina en el Abya Yala: no puede coexistir con la agricultura campesina e indígena, la arrasará y terminará esclavizando a las colonias agroecológicas que se constituyan sólo si hay permiso estatal para ocupar tierras 'fiscales'. Es un sometimiento de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) a respetar la propiedad (engendro de expropiaciones de les privados y del Estado burgués) y a desestimar que la s.a. sólo es posible por reforma agraria integral. El confinamiento actual ofrece la oportunidad de debate entre les trabajadores rurales y urbanos, por ejemplo, sobre arrendamientos y los feudos provinciales (legitimados por la 'Honorable' Cámara de Senadores de la Nación) que les asfixian a ambos. Les interpela a asumir como perentoria a la reforma agraria integral para la lucha contra el acaparamiento oligopólico de bienes comunes sociales y naturales. Ya está en marcha. La llevan a cabo comunidades Mapuche al recuperar parte de sus territorios y las comunidades en resistencia a los extractivismos (urbanos y rurales). Falta que esas comunidades, cada vez más representativas de sus integrantes,  se involucren en confederarse para afirmar sus respectivas autonomías y sus vínculos recíprocos con tendencias a humanizar el país, continente y mundo.

El capitalismo agroindustrial y agroalimentario tampoco admite regulaciones fuera de la de los oligopolios dominantes y menos de un estado perteneciente a un capitalismo cada vez más subordinado a las grandes potencias. Aclaremos:
El 6 y 7 de noviembre de 2018 se presentó la Agricultura 4.0 en Argentina, en un gran encuentro titulado Silicon Valley Forum. Participó una de las personas que se perfilaba para ser parte del gabinete en el nuevo gobierno:  Gustavo Beliz,, quien entonces llegó como parte del staff del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y se encargó de introducir y presentar lo que será la Agricultura 4.0 en el país junto con distintos organismos oficiales y representantes de los agronegocios a nivel local. En su intervención se reveló la clara visión del movimiento político que pasa a ser oficialismo desde diciembre de 2019, expresado en un discurso de construcción de una Agricultura 4.0 “con justicia social”, por decirlo de alguna manera. Lo interesante del discurso es el uso de conceptos mediante los cuales se está creando la idea de una gobernanza 4.0, un empleo 4.0, entre otros afines.
Dijo Gustavo Beliz durante el cierre del evento: “El piloto automático no funciona. Son los Estados quienes deben garantizar un reparto equitativo de los dividendos digitales a partir de un nuevo contrato social tecnológico entre trabajadores, empresarios y gobiernos”.
Traduzcamos las palabras del actual Secretario de Asuntos Estratégicos de la Nación: en el 'nuevo' capitalismo post confinamiento se garantizará la coexistencia pacífica entre la máxima concentración/ centralización económica territorial y la mayor exclusión/ desigualdad sociales que la primera traerá aparejada. Será mediante el Estado transnacionalizado que perfeccionará lo hecho por el gobierno FF a través del Plan Argentina sin hambre( cuya conducción incluye a Syngenta), el pacto entre todas las centrales sindicales con las patronales y el "Compromiso Argentino de Solidaridad" que se da entre la UIA y la CGT. Su función será conciliar, por la razón o por la fuerza, a les oprimides con les opresores. Pues no hay clima de negocios si el sistema no bloquea la lucha de clases.


La convocatoria (C) da vuelta la página a la historia y funcionamiento del capitalismo local

Hablan ustedes, en la (C), de "los dueños del agronegocio" que pretenden "retomar el rumbo de la extranjerización de la firma". Olvidan o desconocen que los gobiernos constitucionales desde 1984 fueron garantizando y promoviendo al bautizado (por la dictadura genocida del contubernio de elites imperialistas con las locales) como proceso  de reorganización nacional y que Rodolfo Walsh nos anticipó como miseria planificada. Recordemos que esos dueños o poderes fácticos fueron naturalizados como tales por la democracia no antagónica a los terrorismos paraestatal y estatal de mediados de los '70. Al contrario, los encubrió (guardando archivos) además de conservarlos en el Estado represor (judicial, legislativo y de fuerzas armadas, policiales e inteligencia). Lo hizo y hace porque el capitalismo local se desarrolló/a como transnacionalización económica territorial e institucional tanto estatal como paraestatal. Implicó/a la acelerada acumulación gran capitalista de riquezas y de poder expoliador tanto de los trabajadores y pueblos de Argentina como de la naturaleza. Es decir, de modo 'democrático' las transnacionales invadieron y ocuparon a Argentina. Para remate de modo 'democrático' los pueblos de Argentina se ven forzados a subsidiarlas condenando a la mitad de su niñez a sufrir pobreza e incluso miseria. En medio de la pandemia se privilegia a las petroleras guerreristas e imperialistas por sobre las necesidades básicas de las grandes mayorías. Ante tamaña injusticia social, un desafío es construir contrahegemonía cultural e ideológica que deconstruya abajo y a la izquierda, por ejemplo, si son inversores y si lo esencial es exportar que ha conducido a la reprimarización y mayor dependencia del país.

Ustedes señalan respecto a Vicentin: "Quebró y no paga y muchas denuncias de contrabando, triangulación, evasión impositiva, empresas off shore evidencian una operatoria delictiva.
La estafa de Vicentin es contra el pueblo de la Argentina. El grupo hizo negocios y acumuló excedentes y patrimonio con fondos públicos, del Banco de la Nación, de otras entidades financieras públicas y de organismos de recaudación, incurriendo en el delito de evasión y elusión fiscal. Se trata de un accionar asociado a la extranjerización y al amparo de un modelo productivo que promueve el agro negocio de exportación en beneficio de la transnacionalización de la economía". 
No entiendo que, encabezando la convocatoria, economistas denuncien a Vicentin por comportarse conforme al funcionamiento del capitalismo y de su Estado al menos en Argentina. Traigamos a la memoria:

15 de marzo de 2016

Los hechos: pantallas jurídicas offshore regidas por el Estado de Nueva York
El supuesto acuerdo entre YPF y Chevron fue firmado el 16 de julio de 2013 tras muchos meses de negociación. Pero, al revisar la documentación, lo primero que salta a la vista es que en el contrato de explotación sobre el área Loma Campana, Chevron no figura: la concesión se reparte en partes iguales entre YPF S.A. y la ignota Compañía de Hidrocarburo No Convencional SRL (en adelante CHNC). ¿Qué es CHNC? Un “tercer actor” que, si bien es propiedad de YPF, la empresa no controla. Creada días previos a la firma del contrato, CHNC es el nudo del acuerdo ya que es la pantalla por la cual Chevron operaría.(...)
----


27 de septiembre de 2016

Martín Guillermo Álvarez, integrante del Observatorio Petrolero Sur destaca: “El acuerdo es un hecho histórico, porque viene a decantar todo un proceso donde Argentina decide enmarcarse lo que es esta locura de extracción de hidrocarburos no convencionales con el método de fractura hidráulica, más conocido como fracking”, explicó Martín
Estados Unidos era el único país donde se explotaba de manera masiva, y lo que permitió este acuerdo es que comience  la explotación de los hidrocarburos no convencionales en escala masiva en Argentina, posicionándolo como el segundo país.
Uno cuando veía todas las condiciones que se estaban dando en el contrato, veía que en función de hacer que el hidrocarburo fluya, de poderse hacer de esas rentas, de esas regalías y poder revertir ese problema que se tiene todavía con la demanda gasífera, todo eso hacía que uno se encuentre o se vea ante el preludio de una nueva entrega o un nuevo saqueo”, reflexionó el integrante del Observatorio y agregó que “decimos nueva entrega porque venimos de un proceso que duró desde fines de los 90 hasta el 2005, de una explotación despiadada sin ningún tipo de inversión de los recursos convencionales, que termina con Repsol expropiada por no haber invertido y explotado y haber generado hasta desinversión”.
El caso de Ecuador es una clara muestra de los daños que produjo Chevron a la región. La empresa debe  pagar 9.500 millones de dólares debido al alto nivel de contaminación y muertes que generó, destinados a remediar los pueblos de la Amazonia Ecuatoriana, donde dejó, entre otras consecuencias, lagunas de petróleo.
En Argentina se generó lo que se dio como embargo a la empresa a través de la Procuraduría de Gils Carbó y a través de la Corte se le dio el desembargo. La  Corte lo que dice es ‘Chevron no es Chevron’, es decir Chevron en Argentina es una subsidiaria que no es Chevron Corporation. La impunidad que se le generó a la empresa la blindó para que puedan andar por el mundo mostrando este desembargo.  Y este desembargo lo firmó la Corte y es un fallo que tiene un peso jurídico importante”. (...)
 
En el sistema de la deuda externa pública abundan ejemplos de ese comportamiento delictivo contra los pueblos de Argentina. Permítanme una larga cita para recordar hasta dónde llega la perversión de la legitimación de esos desfalcos. Lavaca entrevista a Alejandro Olmos Gaona (10-01-2006) y le pregunta:

(...)¿Qué es lo que se pagó al FMI?
Esta deuda se origina en el famoso Blindaje financiero contratado por el ministro de Economía, José Luis Machinea, durante el gobierno de Fernando de la Rúa. El Fondo Monetario nos prestó en ese momento 12.449 millones de dólares, de los 40.000 que integraban el Blindaje. Y esa plata fue íntegramente fugada de la Argentina -junto con otro dinero- por 520 empresas. Esto lo determinó una comisión de investigación de fuga de capitales de la Cámara de Diputados, presidida por el legislador justicialista Nicola, después de analizar un informe de 90 bancos. Se estableció que la plata que llegó del Fondo así como vino, se fue.

¿Usted lo dice en sentido figurativo o habla de los mismos billetes?
Los mismos billetes. Curiosamente, esto es información oficial de 90 bancos. Es lo que está registrado en los papeles, seguro debió haber habido mucho más. La oficina de Evaluación Independiente del FMI emitió un dictamen estableciendo que el Fondo sabía que la plata llegaba al país y se iba. Y la carta constitutiva del FMI prohíbe expresamente hacer ese tipo de préstamos. Sin embargo, también fue a pedido del Fondo Monetario que el entonces presidente Eduardo Duhalde derogó la ley de Subversión Económica, que es la que le hubiera permitido al Estado accionar penalmente contra estas empresas. Pero los delitos siempre dejan sus huellas. Estas empresas -entre las que se encuentran Pecom, Telefónica Argentina, Repsoll-Ypf, las empresas del grupo Macri, IBM, etcétera-, declararon ganancias en la AFIP y pagaron impuestos por 2.500 millones. Es decir, no van a poder explicar porque se llevaron 16.000 millones. Por eso, inicié una denuncia por defraudación al Estado y evasión penal agravada contra estas empresas. También contra ciudadanos comunes, como Carlos Melconian, donde pido que se investigue por qué se llevó dos millones y pico de dólares. Entonces tenemos, por un lado, el delito de evasión fiscal, y por el otro que el FMI transgrede su propia Carta Orgánica y, finalmente, al Estado que no le interesa que se haya cometido un delito y decide igualmente pagarle al Fondo. (...)
¿No nos liberamos de la deuda? 
 Esto que se pagó representa apenas el 9 por ciento de la deuda global del país. Claro, resulta que el Fondo es una especie de niño malo y la gente cree que nos liberamos de él. Pero no nos liberamos nada. Porque la Argentina es miembro del FMI y eso la hace sujeta a sus auditorias anuales, por más que no le deba un peso. Además, va a seguir presionando para se arregle la situación con los bonistas que no ingresaron al Canje. También va a presionar para que la Argentina arregle sus cuentas con el Club de París, con el Banco Mundial, con el Banco Interamericno de Desarrollo…
 El argumento oficial es que con la deuda saldada no habrá posibilidad de extorsión. 
 No habrá extorsión a través de la Deuda, pero si presiones políticas y diplomáticas, que se manejan al más alto nivel. La Argentina podrá decir que no le debemos un peso, pero el FMI contestará que como miembro del organismo el país debe respetar determinadas pautas y que el Fondo es el encargado de monitorear su cumplimiento todos los años. Lo extraño de todo esto, por usar una palabra muy débil, es cómo el Poder Ejecutivo, teniendo elementos concretos para no pagar, debido a las grandes sospechas de ilegitimidad –denuncia y sentencia en la justicia penal, incluidas- no dice nada y paga.
 Si lo que se le pagó al Fondo es lo recibido por el Blindaje, ¿quiere decir que se pagó lo que algunos denominan deuda nueva? 
 Mi padre inicia la causa sobre la Deuda en el 82 y el trámite judicial demoró 18 años. Recién en el 2000 el juez Jorge Ballesteros emite un fallo donde plantea la ilicitud de la deuda y habla de la responsabilidad del Fondo en ese ilícito. No obstante, esa Deuda se siguió pagando y refinanciando. Los economistas hablan de dos deudas, la de la dictadura y la nueva. Hay que aclararlo. La Argentina del 92 en adelante tuvo superávit en sus cuentas, pero ese superávit se convertía en déficit cuando se agregaban los montos de deuda que había que pagarle anualmente al Fondo, al Club de París y a las entidades financieras particulares. Ese déficit, a su vez, era cubierto con emisión de nueva deuda. ¿Qué quiere decir? Que esa emisión de nueva deuda era motivada por el déficit producido por esa deuda ilícita. La deuda nueva era consecuencia de la vieja. Si el Fondo nos prestaba plata para pagarle una deuda que era ilícita, esta nueva deuda con el Fondo es tan ilícita como aquella.
 Usted quiere decir que está viciada en su origen
 En La deuda odiosa, mi último libro, hago un planteo jurídico novedoso. Tomo como base la legislación sobre derechos humanos que plantea que los delitos de lesa humanidad son imprescriptibles y señalo que el delito de la Deuda Externa es de ejecución continuada. ¿Por qué? Porque continúa a través del tiempo, a través de las refinanciaciones y acuerdos que se hacen. Yo no enfrento este problema desde el punto de vista económico, sino desde el punto de vista del derecho. Si uno tiene un problema con otra persona, va a dirimirlo a Tribunales. Si uno tiene un problema con el Estado, lo mismo. Si un país tiene un problema con otro, también. Parece que el tema de la deuda, no. La deuda está inmersa en un sector privilegiado donde no la alcanza el orden jurídico ni los principios fundamentales del derecho internacional público. Se puede hacer una gran estafa con la deuda y no es judiciable(...) Leer


La convocatoria (C) finaliza explicando:

Hace falta una campaña popular para denunciar lo que representa el caso Vicentin y la maniobra de encubrimiento de la gran corrupción, asunto desplegado por los principales medios de comunicación y la derecha política, que en definitiva buscan otra “125”.
Los poderosos quieren impedir la intervención o atarla de manos para seguir manejando el concurso de acreedores y de esa forma abrir el camino al desguace o extranjerización, incluso la “argentinización” a favor de grupos concentrados.
Lo que necesita el país es Vicentín “pública, no estatal con control social”.
(...)
Los firmantes nos comprometemos en una campaña que estimule el debate público y la movilización social.  Es el paso inicial para intervenir en la discusión del modelo productivo y de desarrollo a favor de la mayoría social empobrecida.

Pregunto porqué construir la urgente e imprescindible unión de las diversidades de abajo de Argentina para reconvertir a Vicentin y no para reorganizar otra sociedad mundo mirando por la soberanía alimentaria. Pregunto porqué postergar aún más el debate público y la movilización social que ha sido impuesto por nuestro confinamiento con la excusa de protegernos del Covid-19, al menos a mí me chocó que hubiese solución por desconfianza en las alteridades y comunalidades. Positivo fue que, al confrontar con su exclusión, las barriadas de los desposeídos totalmente por el capitalismo (oficializadas como vulnerables) llevaran a la práctica a esa esencia humana. Lo mismo se dio en pequeñas localidades de las provincias.

Dicen: nos comprometemos en una campaña que estimule el debate público y la movilización social. Les diverses de abajo no necesitan ser estimulados. Son muchas las reflexiones, experiencias e ideas de la gran mayoría ante la pandemia y por destapar en qué grave emergencia social y humanitaria estamos y no sólo por los cuatro años del gobierno de Macri ya que hubo complicidad del Partido Justicialista y todo el Frente para la Victoria. Pienso que ustedes, compas, pecan de paternalistas o de vanguardistas. De ahí que organicen una campaña en vez de la multiplicación de espacios en común tanto para deliberar como para decidir qué y cómo hacer las transformaciones estructurales de solución a los problemas fundamentales de Argentina y el Abya Yala.

Pronostican que únicamente la intervención de Vicentin habilitará la posibilidad de discutir el modelo agrario para pensar en términos de soberanía alimentaria. Están ustedes muy alejados del drama y la lucha-autoorganización de pueblos fumigados, de los médicos de pueblos fumigados y de asambleas socioambientales y otras autoorganizaciones populares. Apreciemos que el año pasado se dio ese encuentro en mancomún con el de agroecología. Encuentro de Pueblos Fumigados: En busca de otro modelo de producción En esa lucha también está la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad y la Naturaleza y periodistas como Darío Aranda.


La «soberanía alimentaria» es incompatible con una empresa pública


Ya que será posible por lucha antilatifundista, anticapitalista, antirracista, antipatriarcal. Y demanda pensamiento decolonial en una creciente mayoría para incorporar su protagonismo conciente en desmercantilizar las relaciones sociales e interpersonales, desprivatizar y desestatizar a los bienes comunes tanto sociales como naturales. En simultáneo, es crucial ir suscitando su apoyo e identificación con subjetividades colectivas cuyas singularidades han emergido o emerjan de contraponerse a las normativas e instituciones capitalistas y feudales.
Aún más, la «soberanía alimentaria» no puede coexistir con los extractivismos que han impuesto y consolidan la contrarreforma agraria del capitalismo mundializado. La s.a. cuida por las necesidades, culturas y aspiraciones locales. En consecuencia, es de decrecimiento y no de gran escala en contraposición con el sistema de agronegocios. 

Es obra de comunidades que han adquirido autonomía del Capital Estado por recuperar el tejido que produce su respectiva vida social y luchar hasta construir la reforma agraria popular e integral. Esta, por supuesto, resultará de la confederación de todas las  comunidades mirando hacia posibilitar que los respectivos pueblos del país, del Abya Yala y del mundo creen sus respectivos «buenos vivires» que nada tienen que ver con el ficticio y cosificado-cosificante bienestar social de la sociedad de consumo. Los «buenos vivires» son armonías a entablar de manera constante por les diverses, que comparten un territorio-comunidad, entre elles, entre las otras comunidades y con la naturaleza del lugar en interacción con el contexto y perspectivas de la región, el continente y el mundo.

Los «buenos vivires» y la reforma agraria integral que los viabiliza implican poner fin al capitalismo que monopoliza los bienes comunes de la humanidad y expropia la capacidad humana de trabajo hasta el extremo actual de arrasar la Amazonía, El Impenetrable y otras selvas, bosques que son paradigmas de milenios de coevolución de los pueblos indígenas en hermanamiento laboral espiritual con les otres componentes de sus ecosistemas. Todavía más, esas biodiversidades optimizadas establecen equilibrios ecológicos de trascendencia planetaria y se refuerzan con los otros biomas. La heterogeneidad de las ecorregiones es fundamental para la vida humana y no humana de la Tierra. El capitalismo las está uniformando y artificializando sin importarle conducir a la extinción de casi todas las especies y por tanto de la subespecie humana. De ahí que tanto la reforma agraria integral como la soberanía alimentaria requieran del establecimiento de estrechas relaciones con los pueblos originarios y de las comunidades rurales con las urbanas sin fronteras geográficas ni muros racistas ni discriminaciones de otros tipos. Por supuesto, también exigen eliminar las privatizaciones de los bienes comunes.

La construcción de contrahegemonía cultural e ideológica que nos libere de ser subalternos

Antes de multiplicar espacios en común a lo largo y ancho del país-continente para tomar decisiones (previamente deliberadas) desde las luchas por justicia social humanitaria en comunión con las que se dan por justicia ecológica climática: precisamos, abajo y a las izquierdas consecuentes, compartir un lenguaje que permita la comprensión mutua. En efecto, Carlos del Frade manifiesta en la nota “La intervención es fundamental para sacarnos de encima a los corruptos de Vicentin y del Estado” (dejemos de lado que sólo la gran corrupción de Cristina Fernández explica, por ejemplo, su veto a la ley de glaciares y su promoción de la legitimación de Monsanto):“Estamos discutiendo sistema financiero, sistema exportador, y como dijo el presidente de la Nación en forma indirecta, la soberanía alimentaria. Trece agroexportadoras se quedan con lo que produce la Argentina. El negocio de la agroexportación es la principal arteria que alimenta el corazón de la economía argentina. Diez de esas trece son extranjeras. Si perdemos Vicentin, que es la primera, perdemos cualquier tipo de participación estatal para defender la riqueza nacional”. De modo que no cuestiona al sistema de agronegocios y como en la 125, los dos bandos pelean por quienes se quedan con las divisas. Por eso Carlos del Frade coincide con Gustavo Grobocopatel, Fernando "Chino" Navarro y Enrique Palmeyro que han sido destinados a legitimar los cambios proyectados en la actividad agropecuaria de Argentina y Brasil desde el sistema mundo capitalista. Explico esa coincidencia después de tratar la aclaración de porqué A.Fernández dirige la atención sobre la soberanía alimentaria y sobre la humanización del capitalismo. No es por ingenuidad, como razona Claudio Katz, sino que ejerce la demagogia actual de cooptar suscitando esperanzas e identificaciones aprovechando el desconocimiento mayoritario sobre esas realidades deseadas.

Situémonos en que el Covid-19 se origina por avasallamiento de la naturaleza y su mayor contagiosidad-mortalidad se da entre les desposeídos de todo por el capitalismo a través principalmente de los extractivismos. Sin embargo, la gran mayoría de nosotres no rechaza que el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández deje sin cuarentena tanto a la devastación como al envenenamiento a gran escala y justifique que son actividades esenciales. Tampoco que las promueva y subsidie de modo directo (como a las poderosas petroleras imperialistas) e indirecto, por ejemplo, el gratuito consumo gigantesco de agua y energía que, a la vez, expropia esos derechos básicos a las comunidades locales. Sucede que, en simultáneo a planificarlas y facilitar su ejecución, modela el amplio consenso a esa expoliación antidemocrática y contraria al presente-futuro tanto de la vida como del trabajo en el país-continente.

Para ese consenso intercede en impedir reflexiones y discusiones ante la actual emergencia económica y ecológica-sanitaria. En efecto, la pandemia y los proyectos postpandemia desde los poderes globales y locales deberían interpelarnos, a los diversos pueblos de Argentina y el Abya Yala, a comprometernos en generalizar el análisis sobre cómo el sistema mirando en exclusivo por el PBI o el crecimiento competitivo en rentabilidad del gran capital nos condujo a la actual situación de impotencia frente al Covid-19 sobre todo por empobrecimiento mayoritario y desmantelamiento de la salud pública. Ya Rodolfo Walsh, en su carta a la junta militar, nos anticipó la miseria planificada que procuraba el contubernio de capitales y estados imperialistas con los locales para después de haber concretado el triunfo sobre la lucha de clases mediante desaparición forzada de dirigencias sociales y políticas de las izquierdas que, en el penal de Rawson(1972), demostraron su unión (en diversidad) contra el capitalismo e imperialismo por la patria socialista.
Pero todos los gobiernos constitucionales desde Alfonsín hasta hoy no sólo hicieron centro en el funcionamiento económico que estableció el poder real mediante la dictadura genocida para la acelerada transnacionalización de Argentina. Sino también modelaron el consenso para la gobernabilidad de esa creciente desigualdad e injusticia social. Y cuando la democracia restringida entró en crisis de representación social el kirchnerismo (o PJ actualizando sus dones camaleónicos) y la mayoría volviendo las espaldas a nuestres hermanes de la provincia de Santa Cruz: viabilizaron la recomposición de la gobernabilidad del capitalismo local del mundializado. Y desde agosto de 2019 (otra vez la mayoría acató discursos desde la casta política), mientras dejaba que el gobierno de Macri completara su ataque nefasto a les trabajadores y los pueblos de Argentina, Alberto Fernández se esforzó por la paz social de los súper negocios gran capitalistas, mediante un pacto con las centrales de trabajadores y el plan de Argentina sin hambre que comparten el objetivo principal de conciliar las mayorías con las corporaciones expoliadoras.
En febrero de 2020 el gobierno comenzó a realizar foros multisectoriales con la oposición para combatir la "grieta" y resolver los problemas "micro" que tienen las provincias. Dentro de esta ruta emerge "Argentina Armónica" es el nombre del programa que encabeza el secretario de Relaciones Parlamentarias de la Nación, Fernando "Chino" Navarro.
 
En junio 2020 Gustavo Grobocopatel, Fernando Chino Navarro y Enrique Palmeyro presentan un documento titulado Una Argentina armónica cuyo tema medular es la agricultura industrial que prometen convertirla en "capitalismo verde" y éste es otro objeto de deseo que manipulan para ampliar consenso.
 
El documento plantea hacer cambios centrados en atender necesidades humanas y un Estado regulador de los monopolios dando por sentado que los monopolios son compatibles con la democracia socioeconómica y política cultural. Habla de capitalismo verde que dialogue con la naturaleza pero, en contradicción, mantiene los roles conflictivos con la armonía socioecológica. Dice: Esta nueva modalidad de organización (sea que se denomine «capitalismo», «sustentabilismo» o de otro modo) requiere de renovados liderazgos y organizaciones transparentes, orientadas a satisfacer sus múltiples grupos de interés - clientes, proveedores, talentos, inversores, sociedad-, dispuestas a crear bienes públicos e interactuar con el sector publico construyendo una sociedad del siglo XXI. La sublimación de la relación publico/ privado está en esa búsqueda colectiva. El modo de organización de la producción y los servicios que surja requiere a trabajadores, con vocación de emprendedores, con el entusiasmo que los convierte en protagonistas comprometidos, dispuestos a aprender y transformarse. (…)Las oportunidades hay en la agroindustria. El PEA2020 indica que se pueden exportar US$ 30.000 millones por año más con el crecimiento de la agricultura, su transformación en productos industriales y las economías regionales. El PBI podría incrementarse un 100% en 10 años generando masiva creación de trabajo en el ecosistema con una regulación inteligente”. En suma, conserva la normalidad previa a la pandemia, cuya causa principal es el PEA2020.
 
El Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial rige desde 2010(PEA2020) ha beneficiado a la concentración económico territorial de oligopolios que dominan al sistema global de agronegocios y Gustavo Grobocopatel es un protagonista principal en el local-regional (República Unida de la Soja). El PEA2020 deforesta, desertifica, contamina los subsistemas vitales del planeta(suelo, agua, aire, biodiversidades) y a las poblaciones directa e indirectamente multiplicando muertes (por asesinatos y enfermedades). Lleva a cabo etnocidios y genocidios invisibilizados, sobre todo, por racismo. También la expansión de los monocultivos de transgénicos exige intensificar el uso de agrotóxicos y fertilizantes derivados del petróleo, el uso de las tierras para agrocombustibles y forraje en vez de destinarse a la producción de los alimentos. Genera desempleo masivo al destruir las economías regionales, al desalojar a comunidades campesinas e indígenas que migran a malvivir en las villas miseria y por tecnología agroindustrial casi sin mano de obra. Profundiza la pobreza estructural, el hambre y la malnutrición.
 
Que ese proyecto gubernamental-empresario no mira hacia otro capitalismo, por cierto imposible en nuestra época, lo prueba que señala: "El crecimiento no se sostiene si no fortalecemos 3 patas: la exportación, la satisfacción de las necesidades internas y la inversión”.
Como es habitual en la modelación de consenso a la acumulación gran capitalista que, para remate, se la considera "la" economía, el documento hace referencia a la satisfacción de las necesidades internas que es incompatible con las otras dos patas. Sólo se la señala para justificar la gran escala que por serlo es destructiva en extremo y para justificar el dominio de los oligopolios locales e imperialistas y subimperialistas. Por eso, oposición y oficialismo se ponen de acuerdo.
Cuando propongo construir contrahegemonía cultural e ideológica pienso en que todes les diverses de abajo hemos adquirido hábitos conductuales e intelectuales en conformidad con nuestra adaptación cotidiana al capitalismo y tampoco nuestra concepción de vida y mundo corresponde a nuestra condición de persona o colectivo en ejercicio de autonomía. El Foro por un programa Agrario, Soberano y Popular me permite ilustrar lo anterior:

Según plantearon desde el Foro, uno de los objetivos principales de la expropiación debe ser el de evitar una mayor concentración del mercado cerealero, fuertemente dominado por empresas extranjeras transnacionales.
También expresaron que «esta intervención estatal deberá bregar por un modo de producción diferente, con Soberanía Alimentaria, sustentable e inclusivo, que cuide las divisas que tanto cuestan al país, y que mejore la inserción de PyMEs, agricultores familiares, campesinos y comunidades indígenas en el Comercio Exterior».
“A la empresa Vicentín del Agronegocio, hay que transformarla en la Empresa Pública que sirva de palanca para la Soberanía Alimentaria y que contribuya a terminar con las distorsiones del sector concentrado, regulando la provisión interna y las variaciones de los movimientos de precios”, afirmaron dirigentes campesinos que conforman el Foro.

Comprobamos que su visión corporativa o de defensa de su sector dentro del capitalismo, les lleva a interesarse más por ser incluidos en el negocio de la agroexportación que por la soberanía alimentaria. Se desentienden de los extractivismos que arrasan tanto comunidades como los subsistemas vitales de la naturaleza. No les importa las crecientes pobreza estructural, enfermedades, luchas populares contra las emergencias social humanitaria y ecológica climática. Tienen la falsa conciencia que se salvarán mejorando su posición en el sistema que hoy es un sistema mundo con bloqueo totalitario a las soberanías nacional, popular, alimentaria, energética, hídrica, etc.. Se despreocupan de cómo el gobierno FF está garantizando esa mayor monopolización de la producción agropecuaria y de la exportación. Para peor se equivocan que la exportación sea compatible con la soberanía alimentaria y con el respeto al funcionamiento ecológico. Tampoco reparan que genera pobreza, hambre, malnutrición.

Coincido con Juan Guahán en la necesidad de un nuevo sujeto económico y –fundamentalmente- de un reordenamiento territorial.

Allí, partiendo desde el principio que la tierra es para el que la trabaja, es posible avanzar hacia una profunda desconcentración de la propiedad de la tierra y de la población de las grandes urbes. Al mismo tiempo crecer industrialmente a través de un encadenamiento productivo en manos de los sectores populares organizados.

Ello permitiría asociar largos procesos que van desde la producción de las semillas hasta la elaboración de alimentos listos para consumir, por fuera de los modelos actualmente vigentes. (...)

Los Estados –en transformación- no podrán permanecer ajenos a esta perspectiva pero los grandes protagonistas, los sujetos de estas posibilidades son las propias expresiones del pueblo económica, social y políticamente organizado.

Todo esto supone generar las condiciones para crear, desde abajo, las bases de un nuevo modelo que no esté regido por las actuales reglas del mercado y la ganancia, características del decadente mundo actual.

Agrego, como tarea de la construcción de contrahegemonía cultural e ideológica, el viraje de la creencia de una creciente mayoría en que el Capital o la empresa crean trabajo cuando lo real y efectivo es que el Capital existe sólo si expolia a les trabajadore/as.

En fin, otro cuestionamiento a la cultura e ideología subyugadoras es que no siempre las mayorías se posicionan del lado de sus necesidades e intereses ni lo que les parece más seguro para alcanzar los fines propuestos, les permite conseguirlos y al revés, el emprendimiento concluye en que reconocen haber sido engañadas. Pensemos que, con mucha prensa y cierto poder económico e institucional y desde ser sujeto de la agricultura, el Foro Agrario está desviando la puesta en práctica de lo que debería ser su proyecto al indicar: "Vicentin, un camino a la soberanía alimentaria". Sin embargo, de modo casi silenciado e invisibilizado, encuentros virtuales interregionales de Nodos de Consumo Agroecológico entablan los vínculos ineludibles a la soberanía alimentaria e independencia del Mercado. Entrelazan un verdadero espacio barrial de re-conexión con la tierra, puentes entre campo-ciudad y transformaciones sociales.

jueves, 9 de julio de 2020

Descubramos, es hora y urge, que el Estado del Capital continuará privilegiando a empresarios y especuladores, a los grandes estafadores que oficializó como acreedores. Continuará con la profundización represora y el control, la vigilancia sobre les diverses de abajo.


Argentina. Manifiesto: Independencia, Soberanía y participación popular aquí y ahora

Resumen Latinoamericano, 8 julio 2020
A 204 años de la declaración de la independencia
Este 9 de julio se cumple un nuevo aniversario de la declaración de la Independencia de 1816.
A 204 años de aquel hecho, nuestros pueblos continúan ese legado de luchas indígenas, mulatas, campesinas y criollas que se levantaron en armas contra el yugo español y las clases dominantes locales que, en el contexto de un asedio creciente de las tropas realistas favorecido por los enemigos internos de la revolución nuestroamericana, culminara los años de revueltas populares que alcanzaron su apogeo en la revolución de mayo de 1810.
Se declaró la independencia, pero la colonialidad continuó demarcando las fronteras de los Estados Nación, la cultura política, el racismo –que inmediatamente eliminó del relato histórico el aporte de los pueblos originarios y negros en las luchas de independencia-.
Desde ese legado, en la actualidad luchamos contra el capitalismo patriarcal y colonial que rige nuestras vidas imponiendo desigualdad, explotación, racismo y múltiples opresiones. Luchamos contra el imperialismo, hoy en su versión norteamericana, europea, y de las corporaciones transnacionales de distinto origen, para alcanzar verdaderos horizontes de soberanía e independencia.
Pero la lucha por la independencia y la soberanía de nuestros pueblos y territorios no resulta una cuestión de calendario y efemérides, sino una pelea cotidiana que nos involucra para conquistar la vida digna y un cambio social profundo para las mayorías populares.
La pandemia mundial de covid19, que en estos días ubica su epicentro en nuestro continente, profundiza y pone en tensión este conjunto de desigualdades sociales que son moneda corriente en nuestros países. Por esto el Estado debe dejar de financiar a empresarios y especuladores para destinar todos sus recursos en la asistencia directa de los sectores sociales más castigados por la crisis en materia de salud, educación, derechos de mujeres y disidencias, trabajo, vivienda y hábitat.
En Argentina, la continuidad del lastre impuesto por la deuda externa ilegal, ilegítima y fraudulenta, como parte de las políticas de ajuste y dominación del FMI y otros organismos internacionales, golpea directamente sobre las condiciones de vida de nuestro pueblo. La renegociación que el gobierno nacional lleva adelante con los fondos privados tenedores de bonos atraviesa su fase final y, de alcanzar a un nuevo acuerdo, significará la legitimación del descomunal endeudamiento ejecutado por el macrismo entre 2015 y 2019, e hipotecará una vez más el futuro de nuestro país por generaciones.
Por esta razón, reclamamos la suspensión inmediata del pago de la deuda externa y su investigación, como parte de una política integral de desconocimiento soberano de esta estafa del capital financiero internacional y sus socios locales a nuestros pueblos. Convocamos a organizar el protagonismo popular y la deliberación colectiva en cada barrio, en cada lugar de trabajo, para reafirmar que la deuda es con el pueblo.
Del mismo modo, nos pronunciamos por la expropiación de la empresa cerealera Vicentín y la investigación y enjuiciamiento de los directivos que quebraron la compañía y fugaron millones de dólares obtenidos de fraudulentos préstamos de la banca pública, con la complicidad del gobierno de Mauricio Macri. Planteamos su estatización sin resarcimiento económico (considerando que una parte importante de la deuda empresaria es con la banca pública), su gestión obrera y popular, garantizando la continuidad de los más de 5.000 puestos de trabajo (directos e indirectos) que dependen actualmente de la empresa.
A su vez, para asegurar la captación de divisas y consolidar el ahorro nacional, la expropiación de Vicentín debe ser acompañada por medidas tendientes a lograr el control estatal del comercio exterior y la nacionalización de la banca pública, obteniendo los recursos necesarios con un impuesto a las enormes riquezas de los grandes grupos económicos, bancos y terratenientes, que son siempre los que obtienen colosales ganancias, incluso en la actualidad.
Independencia hoy es avanzar en una política de soberanía alimentaria sostenida por la utilización pública y la socialización de las principales tierras productivas (aún en manos de un puñado de terratenientes y pooles sojeros), dejando atrás el modelo extractivista y del agronegocio para dar forma a un modelo agroecológico y sustentable de producción de alimentos, que privilegie las necesidades y requerimientos de nuestros pueblos y que plantee otra forma de relación con la naturaleza y los bienes comunes.
Para el conjunto de les trabajadores, la grave situación de la pandemia significa mayores dificultades y problemas: los cierres de empresas y el aumento de la desocupación, mayor precarización laboral, el avance del teletrabajo como forma de incrementar la precarización, la inflación que no para. Reclamamos una Ley que prohíba los despidos de trabajadoras y trabajadores y que se cumpla efectivamente, que se cubran las condiciones de salud de todes quienes deben trabajar durante el aislamiento (en especial a les trabajadores de la salud), un aumento de todos los planes y subsidios para atender la situación económica de las y los de abajo, y que el teletrabajo no sea utilizado por las empresas como nueva forma de recortar derechos laborales.
Desde los comienzos de la cuarentena motivada por el coronavirus, hemos visto cómo se incrementa la represión contra los sectores populares: más casos de asesinatos y gatillo fácil (incluso una desaparición seguida de muerte), detenciones arbitrarias, represión contra trabajadoras y trabajadores que reclaman por sus derechos y contra los despidos, vulneración de derechos de los pueblos originarios, y continuidad del despojo de sus territorios. Exigimos que termine la represión del Estado en todos sus niveles contra las y los de abajo. Reclamamos el desmantelamiento de la AFI y de los servicios de inteligencia, que se han dedicado a espiar y perseguir a movimientos sociales y políticos con el objetivo de consolidar sus políticas antipopulares. Para cumplir con el aislamiento o distanciamiento no necesitamos represión, sino condiciones dignas de vida.
Soberanía es también ejercer la autonomía sobre el propio cuerpo, debemos rebelarnos contra el patriarcado y la heteronorma que intentan regular nuestras vidas y nuestros vínculos interpersonales, para construir otras posibilidades de existencia. La precarización de la vida impacta de lleno en la soberanía plena de nuestros derechos. No permitir que las personas con capacidad de gestar puedan decidir es parte de esa trama de poderes que se imprimen sobre nuestras corporalidades. Frente a esta realidad, exigimos que el Estado deje de ser el principal obstaculizador del aborto voluntario y garantice el tratamiento urgente y la aprobación del Proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo de la Campaña Nacional por el Derecho al aborto legal, seguro y gratuito.
Las tareas reproductivas de cuidado, que garantizan en su mayoría mujeres o identidades feminizadas e implican cuidar a les niñes y hacerse cargo de su continuidad educativa, cuidar a les adultes mayores, acompañar compañeras en situación de violencia, garantizar las tareas domésticas, garantizar el trabajo en las condiciones que sea para obtener un salario, implican una demanda horaria excesiva que impacta en el ejercicio de la autonomía. La socialización de los cuidados, al igual que debatir sobre la remuneración de los mismos, implicaría un reconocimiento a la tarea, lo que promueve mayor igualdad. Luchar por el ejercicio soberano de nuestras identidades de género y sexualidades disidentes es habitar los márgenes de la historia para construir otras posibilidades.
En resumen, suspensión del pago de la deuda externa ilegal e ilegítima hacia su desconocimiento soberano; expropiación y estatización de Vicentín, impuesto a las grandes fortunas para el financiamiento de la emergencia sanitaria y social, cumplimiento efectivo de la prohibición de despidos y ayuda estatal a les trabajadores y sectores populares, quitar a la policía la función de control de la cuarentena y la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, asistencia urgente a los barrios populares, villas, comunidades que agravaron su vulnerabilidad por la falta de trabajo, constituyen algunas batallas fundamentales que debe librar nuestro pueblo en estas horas.  
Las organizaciones y personas abajo firmantes sumamos nuestros esfuerzos y compromiso para que estas peleas puedan resolverse de manera favorable para nuestro pueblo trabajador, en un sentido de independencia, soberanía y protagonismo popular que nos permitan conquistar la vida digna que merecemos.
Corriente Social y Política Marabunta
Frente Popular Darío Santillán
Movimiento de los Pueblos: Por un socialismo feminista desde abajo (Frente Popular Darío Santillán – Corriente Plurinacional / Izquierda Latinoamericana Socialista / Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social / Movimiento 8 de Abril)
Venceremos – Partido de Trabajadorxs
Corriente Nacional Emancipación Sur
Abriendo Caminos
Equipo de Educación Popular Pañuelos en Rebeldía
Corriente Política de Izquierda
OLP Resistir y Luchar
Democracia Socialista
Colectivo de comunicación Contrahegemoniaweb
Organización Revolucionaria Guevaristas
Diálogo 2000 – Jubileo Sur Argentina
Frente Juvenil Hagamos lo Imposible
Lorena Gordillo, Prosecretaria de Formación y Carreras SUTE. Mendoza
Natalia Naciff, Prosecretaria de Género y DDHH de SUTE. Mendoza
Noemí Argañaraz, Prosecretaria gremial de SUTE. Mendoza
Silvia “Chaco” Iñiguez, Secretaria de asuntos legales y laborales del SUTE. Mendoza
Sebastián Henríquez, Secretario General del SUTE. Mendoza
Abel Bohoslavsky, militante revolucionario, autor de «Los Cheguevaristas»
Enrique Gandolfo, Secretario General de CTA Bahía Blanca y Secretario de Formación de SUTEBA Bahía Blanca. Buenos Aires.
Eduardo Lucita (EDI)
Juan Pablo Casiello secretario gremial de AMSAFE Rosario
Mabel Bellucci. Cátedra Libre Virginia Bolten. UNLP
Siguen las firmas
https://www.resumenlatinoamericano.org/2020/07/08/argentina-manifiesto-independencia-soberania-y-participacion-popular-aqui-y-ahora/